Desde Station Nord, con la gran satisfaccion de haber instalado ya el primer receptor GPS de fabricacion propia en el campamento establecido sobre la banquisa de hielo marino flotante en el oceano Artico, mas al norte aun que la punta norte de Groenlandia. Un muy apreciado premio resultado de un verdadero trabajo en equipo. Este receptor GPS es un tanto especial, no solo porque lo hayamos construido nosotros, sino porque con el deberiamos ser capaces de determinar la posicion del punto sobre el hielo donde lo hemos instalado con una precision muy alta, altisima, una precision mucho mayor que la que nos proporcionan los receptores GPS de mano mas habituales. Y cual es esa precision? Pues del orden del centimetro. Del centimetro? Si, tras un proceso laborioso de analisis de los datos recogidos por este sistema GPS sabremos donde se encuentra el, y por extension la posicion de la banquisa de hielo sobre la que este descansa, segundo a segundo con una precision centimetrica. Uau, y para que se necesita tanta precision? Oh, por ejemplo para poder determinar el movimiento vertical del nivel del mar segun la marea sube y baja a lo largo del dia. Esta informacion es muy importante porque las mareas pueden tener un gran impacto en fenomenos criogenicos y oceanicos como la formacion de hielo en grietas, el colapso de placas de hielo, la mezcla de aguas de varios tipos, la disipacion y transferencia de calor, etc. Cuando tenemos en cuenta lo remoto que es el oceano Artico y que sus mareas no son muy grandes, del orden de unos cuantos centimetros, podemos entender que al dia de hoy, incluso con la ayuda de todos los satelites que orbitan el polo, aun se sabe muy poco sobre mareas articas.

Mañana se cumpliran cuatro dias desde que este receptor GPS empezo a recoger datos. Esperando que asi sea, nos vamos a dormir con los dedos cruzados, con la ilusion y la emocion de poder contribuir a mejorar nuestro entendimiento sobre mareas y su efecto en el Artico. Mañana descargaremos los datos, los transferiremos a un ordenador y comenzaremos su analisis. Quizas hasta podamos instalar un segundo receptor GPS junto al primero y asi estudiar el posible efecto de las mareas en las banquisas. Se flexan y deforman estas bajo la fuerza de las marea igual que los barcos crujen en los puertos con el vaiven del mar y las olas? Que el tiempo coopere y la naturaleza se revele.